Navegando por las necesidades básicas en las universidades de Oregon

May 18, 2021

 

Una ilustración de Theresa Mai y Dray Aguirre, donde se muestran sus experiencias con la inseguridad alimentaria.

Casi la mitad de los estudiantes universitarios no cuentan con el dinero suficiente para comprar alimentos saludables y culturalmente relevantes con regularidad. En Oregon, menos de un tercio de esos estudiantes solicitaron el programa federal de asistencia alimentaria para ayudar a prevenir la inseguridad alimentaria. Pero los defensores de este programa esperan que esos números cambien.

Dray Aguirre es estudiante de segundo año en Central Oregon Community College en Bend. El estudiante universitario de primera generación quiere convertirse en enfermero, pero su falta de estabilidad de vivienda y comida puede dificultarle concentrarse en la escuela.

“De hecho, hay muchas personas sin hogar aquí”, dijo Aguirre. "Hay muchos estudiantes que están batallando, [y] mucha gente realmente no lo sabe, lo cual es frustrante".

Por lo general, se queda en un tráiler ubicado en la propiedad de su amigo y va a un gimnasio para tomar un baño. Dado que el tráiler fue vandalizado hace unos años, gran parte del vehículo no funciona. Aguirre a menudo experimenta inseguridad alimentaria porque el sistema de propano no funciona y eso le impide cocinar.

Involucrarse más en los clubes culturales no sólo le proporcionó un almuerzo o bocadillos para comer, sino que también lo llevó a involucrarse en el gobierno estudiantil. Aguirre terminó uniéndose "un grupo de estudiantes que en el 2020, antes de que comenzara la pandemia, presionaron en Salem y D.C. buscando que nadie continúe experimentando inseguridades por necesidades básicas.

“Sé que hay algunos estudiantes que han pasado días sin comer, y es difícil para ellos permanecer despiertos o concentrados en su clase”, dijo Aguirre. “Y eso los hace abandonar o simplemente batallar mucho. Creo que esos estudiantes nunca deberían tener que pagar por la comida o preocuparse por la comida, eso debería ser un hecho. Eso es como un derecho humano".

Dray Aguirre hace la tarea dentro de su tráiler entre Sisters y Tumalo, Oregon.
Credit Bradley W. Parks / OPB

El esfuerzo para satisfacer las necesidades básicas

14 de los 17 colegios comunitarios de Oregón participaron en la encuesta #RealCollege del Hope Center for College, Community, and Justice en 2019. Los resultados de la encuesta mostraron que el 41% de los estudiantes dijeron haber experimentado inseguridad alimentaria en el mes anterior a la encuesta. Eso es casi tan alto como el promedio nacional de 45%.

Los defensores de los estudiantes dicen que una universidad o una oficina universitaria que pudiera centrarse específicamente en satisfacer las necesidades básicas de los estudiantes podría marcar una gran diferencia. De hecho, ya lo ha hecho.

Miguel Arellano Sánchez ha sido el proveedor de necesidades básicas en la Universidad Estatal de Oregon desde 2018. Él ha podido relacionarse e interactuar con los estudiantes basándose en sus propias experiencias con la inseguridad alimentaria y de vivienda cuando estaba inscrito en la universidad.

Durante sus primeros dos años como proveedor de necesidades básicas, ayudó a los estudiantes a acceder a más de $800,000 en beneficios. Aproximadamente la mitad de esa financiación se debe a que ayudó a los estudiantes a solicitar el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria, también conocido como los beneficios de SNAP.

“Cuando llegan a mi oficina, 'Está bien, ¿tienes inseguridad alimentaria? Aquí está la despensa’”, dijo Sánchez. “No tienes hogar, ¿verdad? Aquí tienes una vivienda de emergencia. Oh, no tienes libros de texto, déjame conseguir tus libros de texto. Oh, ¿no tienes una computadora portátil? Aquí tienes tu computadora portátil".

 

El trabajo de Sánchez en OSU inspiró parcialmente la HB 2835, actualmente bajo consideración en Salem. Si se aprueba, pondría un proveedor de necesidades básicas en las 24 universidades públicas y colegios comunitarios de Oregon.

Miguel Arellano Sánchez trabaja en su computadora en la oficina de su casa en Corvallis, Oregon.
Credit Melorie Begay / KLCC News

El proyecto de ley fue desarrollado por la Asociación de Estudiantes de Oregón, que aboga por políticas más equitativas en nombre de los estudiantes universitarios, así como por Partners for a Hunger Free Oregon, que educa y aboga por políticas para ayudar a acabar con el hambre.

Oregon podría ser uno de los primeros en adoptar la legislación

California tiene un programa llamado Programa de Acceso y Oportunidades para Estudiantes. Establecido en 1978, parte de la iniciativa incluye permitir que las instituciones de educación superior proporcionen un enlace para los estudiantes que son jóvenes que habitan casas de asistencia que se encuentran sin hogar.

Actualmente, hay un proyecto de ley pendiente en la legislatura de Illinois que designaría al menos a un empleado que trabaja dentro del departamento de ayuda financiera, el servicio de alojamiento del campus o cualquier otra oficina apropiada para servir como enlace entre la institución y un estudiante sin hogar.

Los colegios comunitarios en Oregón han sido parte de este trabajo para luchar contra la inseguridad alimentaria y de vivienda durante años.

Actualmente en su quinto año, el consorcio STEP de colegios comunitarios de Oregón ayuda a los estudiantes elegibles para el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP por sus siglas en inglés) con su preparación universitaria y profesional. El programa comenzó inicialmente como un consorcio entre seis colegios comunitarios. En los últimos dos años, se ha ampliado para incluir los 17 colegios comunitarios de Oregón.

El programa Oregón Pathways to Opportunity comenzó hace tres años para proporcionar recursos locales, estatales y federales para ayudar a los estudiantes subrepresentados a acceder a la universidad. Desde entonces, una iniciativa piloto ha colocado a cuatro a cuatro candidatos carentes de necesidades básicas en colegios comunitarios durante los últimos dos años. Pero la falta de financiamiento estatal y la caída en la inscripción significa que no todas las instituciones pueden pagar por un recurso que ha demostrado ayudar a los estudiantes a tener éxito.

Kate Kinder es la Decana de Carreras Profesionales y Entrenamiento de Habilidades en Portland Community College. Ella espera que la legislatura apruebe otro proyecto de ley para ayudar a los estudiantes subrepresentados a seguir una educación superior.

“Literalmente no tenemos fondos para hacer el trabajo y hemos invertido tanto como hemos podido”, dijo Kinder.

El impacto de los programas de asistencia alimentaria

Theresa Mai es una estudiante de tercer año en políticas públicas en OSU. Ella es una estudiante universitaria de primera generación y proviene de un hogar de bajos ingresos. A veces se saltaba las comidas en la preparatoria y decía que el hábito sólo empeoró cuando comenzó a ir a la universidad. Como tenía dificultades para pagar la matrícula y la vivienda, a menudo se saltaba las comidas para ahorrar dinero.

Pero tenía que encontrar una manera de evitar que su estómago se quejara durante las clases. Intentaba hacer clic en su lápiz o dibujar, pero no era suficiente.

“Así que dije, 'Está bien, pellizquemos mi estómago, veamos si funciona''', dijo Mai. Eso me hizo concentrarme en el dolor. Lo que pensé que era más útil porque siento que, naturalmente, nuestros cuerpos prestan más atención al dolor que al hambre ".

Mai no solicitó cupones de alimentos porque no sabía que era una opción para los estudiantes universitarios. Pero pudo recibir fondos de asistencia alimentaria a través del Centro de Recursos y Servicios Humanos de OSU, el departamento donde trabaja el proveedor de necesidades básicas.

“En mi primer año, siento que me estaba concentrando en sobrevivir”, dijo Mai. “Ahora que obtengo más comida, no tengo que preocuparme por el origen de mi comida. Siento que estoy recibiendo comida que me hace sentir mejor. Así que me siento más segura, tanta energía en mis clases".

Mai perdió 10 libras cuando estaba pasando hambre, reduciendo su peso a unas 80 libras. Pero ahora que ha estado comiendo constantemente comida saludable, ha comenzado a recuperar algo de peso.

Theresa Mai escurre pasta en su cocina en Corvallis, Oregon.

En 2019, el 63% de los estudiantes de colegios comunitarios de Oregon encuestados experimentaron algún tipo de inseguridad en sus necesidades básicas.

Y ese número, que no incluye a los estudiantes de las universidades, probablemente haya aumentado durante la pandemia y después de los devastadores incendios forestales del año pasado. Pero los estudiantes y defensores de las necesidades básicas para los estudiantes esperan que más conversaciones sobre este tema no sólo conduzcan a más recursos, sino que también eliminen el estigma social.

 

Estas historias fueron traducidas por Claudia Hernández. Para leer la versión de este artículo en inglés haga click aquí.

Este proyecto fue posible gracias a una subvención de la Education Writers Association.